Con la vivienda todos perdimos el control

Por E. Vázquez

Después de leer lo escrito por José Antonio en nuestro blog, sobre los pepinos de Almería y las viviendas vacías, me siento obligado a escribir:

 Es horroroso que haya tantas viviendas vacías y tanto dinero enterrado en ellas, pero todavía lo es más cuando hay gente sin casa o viviendo en infraviviendas.

 Eso sí que exige una política  urbanística valiente, marco en el que se debe dar solución a la necesidad que todo el mundo tiene de disponer de una vivienda.

 Si se tiran pepinos:

¿Sería una locura plantearse planes tendentes a demoler viviendas muy viejas y en mal estado?

¿Sería viable, a su vez, poder utilizar viviendas, de esas que no encuentran comprador, para realojar a sus posibles ocupantes?

Lo que sí que se puede afirmar, estoy convencido, es que sería un plan muy complejo, pero no cabe decir que pudiera ser algo absolutamente novedoso.

Exigiría hacer muchos números, muchísimos, por lo que a continuación se indica:

 -Posibles litigios en lo relacionado con el ejercicio del derecho de propiedad.

-Transferencias de derechos.

-Reordenación de espacios.

-Planificación de la reutilización de ese suelo que ahora quedaría desocupado.

-Posible expropiación de aquellos inmuebles deteriorados y desocupados, en los que sus titulares no hacen la conservación y el mantenimiento de los mismos.

Los inmuebles muy abandonados son un riesgo para sus ocupantes, si los tienen; y si están deshabitados deterioran el entorno y pueden llegar a convertirse en un riesgo para vecinos y viandantes.

-Seguramente, sería necesario aplicar muchos recursos, pero también se generaría actividad y empleo.

            -La cuantía de los recursos necesarios no determina que haya que entender que su origen deba ser público necesariamente ni a contabilizar como gasto, salvo aquellas actuaciones que así lo pudieran exigir.

Sería necesario, casi con toda seguridad, crear una/s sociedad/es gestora/s para desarrollar estos planes. Dada la distribución de competencias en ordenación del suelo y licencias de obras, habría que pensar muy bien la estructura y vinculación/es administrativa/s de esos entes.

 Y eso sin que se deba olvidar, una vez más, toda la problemática que se generaría alrededor de todo lo que se relacionara con el derecho de propiedad; pero sin olvidar tampoco que este derecho no parece que deba entenderse como ilimitado.

 José Antonio dice “Echo en falta la solidaridad-incluso la compasión-como lubricante de la socialdemocracia”. Me parece que la solidaridad y la compasión son admirables, nos humanizan y sacan lo mejor de cada uno, pero también lo pienso de la justicia y del derecho positivo.

 El  buque insignia de una política socialdemócrata es para mí: respeto a las libertades públicas, ejercicio de los derechos fundamentales y no dejar a nadie tirado en el camino.

 Esos criterios en materia de vivienda los veo llevado a la práctica, siempre que se “gestione” correctamente el suelo y se hagan unas políticas de vivienda que permitan a la gente tener una casa: bien sea en propiedad, bien sea en alquiler, sin olvidar nunca la necesidad de que exista un “alquiler social”, dirigido a las personas con mayores dificultades económicas.

 De la financiación podremos hablar otro día.

Y en cuanto a lo que comenta sobre la dinámica que hubo en el mercado inmobiliario, creo que no debemos olvidar nunca, ni ignorar, que fue un momento, en el que a mi entender, todos perdimos el control, esto tratando de decirlo de una forma educada.

 E. Vázquez

 

Los pepinos se destruyen; las viviendas, no

Por J. A. Martínez Soler

“En España hay más de un millón y medio de viviendas vacías”. Esta información te pone los pelos de punta. Si los pisos fueran pepinos de Almería o quesos de Holanda podriamos tiralos al mar o repartirlos gratis en los hospitales, cuarteles o casas de beneficencia.

En algunos países con crisis inmobiliaria están destruyendo los edificios de pisos sin vender como si fueran pepinos. La reducción del stock al nivel de la demanda haría subir las compraventas de esos pisos.

¿Por qué se aceleró tanto la locura del ladrillo en los minutos finales del boom, casi al borde de la crisis?
¿Sobran un millón y medio de viviendas vacías o faltan compradores?

¿Sobran un millón y medio de viviendas vacías o faltan compradores?

Iban como locos: “Hay que darse prisa y aprovecharse de la fiesta “mientras dure”. Los tipos de interés llevaban mucho tiempo bajos y los bancos te metían el dinero a espuertas con escasas garantías. Y, especialmente, los políticos locales, regionales y nacionales (con sus correspondientes Cajas) aceleraron las recalificaciones de terrenos como vía de trueque para financiarse y enriquecerse.

Incompetentes y golfos enloquecieron juntos. Fallaron todos los controles, desde la Comisión Europea, el Gobierno de España, el gobernacor del Banco de España (culpa “in vigilando”), los banqueros y bancarios, y cada hijo de vecino que quiso participar de la “fiesta”.
Desde luego, la avaricia -y no la inflación- es el lubricante del capitalismo. Echo en falta la solidaridad -incluso la compasión- como lubricante de la socialdemocracia.
¡Qué lastimica!

Diez sueños, una realidad

Por E. Vázquez

Hace unas semanas, una bella tarde de primavera en Almería, varios amigos tomaban unas cervezas en un bar del Paseo Marítimo, allí se hablaba de todo y de todos; progresivamente, la conversación se fue centrando en el enchufismo y en lo eficaz que podían resultar las influencias a la hora de encontrar un empleo.

La conversación estaba muy condicionada por el alto índice de paro y las dificultades  para encontrar trabajo; lo que hacía, según ellos, todavía más injustos los enchufes.

Había quien mantenía que no era para tanto, que se exageraba, que se hablaba mucho y mal; uno de los reunidos, Antonio, habló para  recordarles un refrán “el que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”, a continuación, él creó uno nuevo “el que a pariente o amigo poderoso se arrimó, buen empleo encontró”.

Después de los refranes se hizo el silencio; Antonio intervino de nuevo para contarles: que  días antes había estado reunido con otros amigos en un bar del Parque Nicolás Salmerón y que  el tema de conversación allí había sido el mismo.

En aquella reunión se habían comentado tantas cosas extrañas, quizás imaginarias, que él se fue muy nervioso y obsesionado, tanto que se pasó esa noche soñando. Sus sueños, dijo, habían sido  muy raros, casi pesadillas, iban de lo cómico a lo trágico.

Seguidamente, manifestó su interés en contar algunos de esos sueños, la respuesta fue unánime: que empezara ya, lo que hizo:

Sueño 1-los puestos de trabajo estaban ya adjudicados

El, Antonio, se encontraba sin trabajo desde hacía ya bastante tiempo, por lo que, lógicamente, lo andaba buscando;  por esos días tuvo conocimiento de  una convocatoria  para seleccionar  personal, participa en ella pero no consigue un empleo.

Hasta ahí lo ve normal, jodido pero habitual; lo excepcional, lo interesante, es que, según su sueño, los  puestos de trabajo ofertados estaban ya adjudicados antes de publicarse esa oferta de empleo.

En su sueño no distinguía si eso ocurría en el Sector Público o en el Privado, a él le resultaba indiferente.

Sueño 2-el hijo del Directivo

Antonio  tiene una entrevista con un Jefe de una Entidad, a la que había ido para hacer unas gestiones. Su sorpresa había sido de campeonato ya que lo conocía y sabía que ese joven era hijo de un antiguo Directivo de dicha Entidad.

Pero eso no era lo llamativo, sí que lo era el que ese Jefe había tardado seis años en conseguir una Diplomatura, y con  calificaciones bastante bajas.

Según su sueño, hubo un proceso selectivo para acceder a dicho puesto de trabajo; en él habían  tenido que competir  varios candidatos, entre los que estaba una joven con una Licenciatura cursada en cinco años y con notas brillantes, muy brillantes; también dominaba el inglés perfectamente y se defendía muy bien con el francés.

¡Y habían  seleccionado al hijo del antiguo Jefe!

Juan se preguntaba: ¿Por qué no se eligió a la chica estando mucho más preparada? Y él también se respondía: pues porque le faltaba un requisito necesario, ineludible, ser pariente o amigo de alguien con poder en dicha Entidad.

Sueño 3-el Asesor

Un conocido suyo, sin título académico alguno, con menos experiencia profesional todavía y pariente de un Alto Cargo, había sido nombrado Asesor para las Nuevas Tecnologías y la Reforma de los Procesos Administrativos.

Sus acompañantes le responden y le dicen que el sueño no tenía nada de excepcional. Eso podía ser normal y legal, pues se trataría de un puesto de confianza, por lo que no habría nada que objetar e incluso podría ser un buen político; y él respondía irritado: ¡Pero si no tiene preparación o cualificación alguna! ¿Un Asesor es un técnico o un político?

Sueño 4-el yerno

Un joven, pariente de su mujer y yerno de un personaje influyente en su ciudad, fue designado Asesor de “algo”;  pasado algún tiempo, no mucho, aparece como empleado fijo de esa Administración, lógicamente, del Área a la que tan brillantemente había asesorado.

Se establece un cierto diálogo y sus contertulios tratan de hacerle ver que eso no podía ser  posible: al Sector Público se accede mediante procedimientos reglados; las convocatorias se publican en los boletines oficiales; la capacidad y los méritos se valoran por tribunales independientes; así como que todos los aspirantes compiten en condiciones de igualdad.

A lo que responde: Muy bien, seguramente se hará así, además no tengo ningún pariente al que le haya ocurrido eso, yo estoy describiendo lo que he soñado, no hablo de un hecho real; exclamando: ¡Pues estaría bien!  ¡Para salir corriendo si fuese una realidad!

Sueño 5-la vecina de su madre

Una joven, vecina de su madre, estudiante normal, persona correcta y educada, sin nada especial que la distinga, se  casa con el hijo del Presidente de una Empresa (no de su propiedad); pasadas unas semanas es designada  Directora de una División de dicha empresa.

Sueño 6-una familia al servicio de una empresa

Un amigo de su suegro, Alto Directivo de una Empresa (no de su propiedad), se jubila y se publica una información con una fotografía, ésta al pie dice: “una familia al servicio de una empresa”.

En ella aparecen, junto a él, su hijo, su hija, su nuera, su sobrina y el novio de su sobrina, igualmente, se indica la función que realiza en la Empresa cada uno de ellos. Al pie cree, según su sueño, que debería haber dicho: “una empresa al servicio de una familia”.

Sueño 7-un amigo ya jubilado

Un viejo amigo suyo, ya jubilado, comenta lo enfadado que está con la actual Dirección de su Empresa. Hasta ha escrito una carta quejándose al Presidente.

Explica que su hijo acabó la carrera hace un año y todavía está parado, exclamando: ¡Con lo que yo he hecho por esa empresa! El padre no entiende que su hijo, un hijo suyo, pueda llevar un año sin trabajo.  Son trabajadores de esa Empresa: un hermano, otro hijo, una sobrina y el marido, si bien  éste ya trabajaba allí cuando conoció a dicha sobrina.

Sueño 8-el hijo flojillo

Un antiguo vecino de Antonio comenta con sus amigos la trayectoria profesional de sus hijos: Mi Pepe aprobó las oposiciones a  XXXX; mi Carmen hizo Económicas y trabaja en una importante empresa; mi Juan hizo Derecho, se asoció con otros compañeros y montaron un bufete, les va muy bien; y de mi Antonio: ¡Qué os voy contar! ¡Es tan flojillo! Finalmente  tuve que colocarle en  XXXXX, en la empresa en la que él había ocupado un puesto importante.

Sueño 9-la cama está toda mojada

Una mañana sale a tomar café y a comprar el periódico, al abrirlo ve una noticia publicada con gran relieve, se trata de la toma de posesión, como Alto Cargo, de la hija de unos conocidos suyos.

Allí aparecen muchos familiares, bastantes de ellos con vínculos, en algún momento, con esa Administración; los hay por elección, por designación, por oposición y por contratación.

En la información se comenta la relación de esa familia con determinada organización política, así como que algunos de sus parientes ocupan en ella, actualmente, cargos que antes ya desempeñaron otros familiares.

También se elogia  la vocación de servicio que caracteriza a esa familia.

En su sueño ve que la cama está toda mojada, Antonio piensa que se ha debido mear, posiblemente de risa.

10-profesor de Universidad

El, Antonio, sigue pendiente de los empleos que puedan surgir, y unos amigos le informan de la convocatoria de una plaza de profesor en una Universidad.

Trata de informarse y se hace de una fotocopia con las bases del proceso selectivo, las lee detenidamente, se queda pensativo, muy concentrado. Ahí, en ese momento, es cuando se despierta, está  sudando, tiene convulsiones y pega gritos, terribles gritos.

A continuación indicó que ya había terminado de contar los sueños que tuvo esa agitada noche; y se hizo el silencio.

¿Por qué ese silencio?

Antonio sólo  había contado unos sueños, posiblemente algo exagerados, a ratos hasta graciosos, sin embargo los gestos, las miradas y ese silencio transpiraban incomodidad.

¿Reflexionaría cada uno de los reunidos sobre su vida, sobre sus experiencias?

En el Paseo Marítimo de Almería caía la noche, la brisa soplaba suavemente  pero el ambiente era denso, muy denso.

Antonio intervino de nuevo  para afirmar: el enchufismo es  injusto y nocivo. Ya sólo se volvió a hablar  para dar por terminada la reunión y despedirse.

E. Vázquez

 

 

 

 

“La niñez es el destino” (Paco de Lucía)

(Por José A. Martínez Soler)

Dicen que la música y la comida de su tierra es lo último que pierden los emigrantes. Y eso, al cabo de muchas generaciones. ¡Qué verdad tan grande! Lo compruebo cada vez que cato las recetas de mi madre: gurullos, guisillo, pimentón, ajo blanco…

Paco de Lucía

Paco de Lucía

Acabo de escuchar el disco (CD) póstumo del gandísimo Paco de Lucía (“Canción andaluza”) y me ha dado otro ataque de nostalgia. Ganas me entran de salir corriendo hacia la calle Juan del Olmo, de Almería, donde mi madre, Isabel Soler, cantaba todas estas coplas desde la cocina. Los sonidos se mezclaban entonces con los aromas y los sabores y llegaban hasta la calle con toda su fuerza explosiva.

La calle Juan del Olmo arranca en la calle Cámaras y sube hasta la esquina del Barrio de la Caridad con el Hoyo de los Coheteros. Por eso, cuesta arriba, al regresar del colegio a mi casa solía ver a varias personas paradas en mi puerta y a otras que se quedaban quietas al llegar al número 80. Lo tenía claro y decía para mis adentros, con todo orgullo: “Ya está mi madre cantando desde la cocina“. Y así era. Al terminar la copla, el grupo se disolvía y cada uno se iba con su música a otra parte. En Nacimiento (su pueblo) y en nuestro barrio la llamaban “Morena Clara” porque dicen que cantaba como Imperio Argentina.

paco de lucia textoRecomiendo escuchar la coplas de Paco de Lucía. Y también la lectura de este texto exquisito del genio de la guitarra flamenca, recogido por su hija Casilda. Dice así:

“Se va uno dando cuenta, con el paso de la vida, de que la niñez no es solo el arranque. La niñez es el destino. El hogar al que hay que volver. Es ahí, a esas calles de Algeciras que sonaban a Quiroga, León y Marifé: a esos primeros pellizcos del alma, a los ojos verdes, la zambra y el desconsuelo, donde vuelvo otra vez a volver. Folclóricas las llamban. Como si el folclore fuera vulgar. Como si no hubiera una profundidad turbadora, insondable, en ese primer latir de Andalucía. Por ellas, que fueron mi primer amor. Por la canción andaluza, mi costilla. Y porque la historia tiene la mala costumbre de no darse cuenta de que los grandes, casi siempre se sientan detrás. Por ustedes.” (Paco de Lucía).

Este CD se me ha clavado en el corazón. No con pellizcos, como decía Paco de Lucía. Con zarpazos. Y me ha recordado mucho -¡cómo no!- la cocina y la copla de mi Morena Clara.

Obituario por la muerte de mi madre publicado por La Voz de Almería

Obituario por la muerte de mi madre publicado por La Voz de Almería

 

 

 

 

 

“No cambié de chaqueta, sólo la lavé”

José A. Martínez Soler: “No cambié de chaqueta, sólo la lavé”

por Marta Rubí

La Voz de Almería

Recién empezada su jubilación, el pasado febrero, la agenda de JAMS se ha llenado de aficiones y familia. Y en ella un espacio especial para Almería, donde nunca ha dejado de trabajar para la promoción de una tierra llena de recuerdos del pasado y posibilidades de futuro. Aquí reflexiona sobre las elecciones del pasado domingo.

“Estoy ocupadísimo y encantado de la vida: tenis, talla de madera, pesca, huerta, blog…” “Espero que PP y PSOE entiendan que hay otra forma, más limpia, de hacer política”

Le ‘pillo’ en la Rambla de Almería, en un descanso “entre gestión y gestión”, con tan sólo tiempo para sentarse en la terraza de la Cafetería Colombia. Pero no duda a la hora de proponer otros sitios donde se podría haber realizado la entrevista: “El otro día probé la “marraná de pulpo” en el bar del Hotel Catedral y el “lomo al ajo” en el viejo Montenegro, en la Plaza Granero. Creo que allí ya no te dan vino de misa, como antes. Se lo servían al obispo”, recuerda, y evoca otros sabores de su niñez en la capital.

JAMS en La VOZ
José A. Martínez Soler se toma una cerveza en el Café Colombia de Almeria.
EL ALMERIENSE hace un descanso de “gestiones” en la Cafetería Colombia.

“El aroma que me embriaga cuando paso por la Puerta Purchena procede del recuerdo de “Los Claveles”, en la esquina de las Casa de las Mariposas. El sabor intenso de aquella jibia a la plancha, camino de mi casa, es inolvidable. La segunda parada, de joven, era en el Negresco de la Rambla Alfareros”. Ahora, confiesa, pasa más tiempo en Cuevas. “Allí frecuento las tapas del Mesón Pepa, en Terreros, (cordero al horno con patatas para chuparte los dedos, como el que hacía mi madre) y el bar “La Frontera” en el Pozo del Esparto, a la orilla del mar. Allí no te pierdas la jibia a la plancha con alioli y perejil”, apunta y demuestra su conocimiento de la provincia, a pesar de llevar tantos años viviendo fuera de ella, pero manteniendo su romance que le hacen implicarse en proyectos como la promoción del Parque Natural, de cuya Junta rectora ha sido presidente los últimos cuatro años. También del Milenio de Almería. En la mesa de la cafetería Colombia muestra un cenicero con la inscripción “Jayrán Research” y un dibujo a mano alzada de una fortaleza musulmana. “Es el nombre que puse hace muchísimos años a mi empresa; y es cierto que hace falta difundir la historia de Almería. Yo ya propuse en su día que la biblioteca de la UAL se llamara Maimónides y Averroes”. El cenicero es regalo para la Asociación de Amigos del Milenio, de la que JAMS (como es conocido) forma parte desde Madrid; de nuevo implicado en la actividad de su tierra, que ocupa un destacado espacio en su agenda de ‘jubilado’, copada desde el pasado 14 de febrero. “Estoy ocupadísimo y encantado de la vida. No doy abasto: Tenis, talla de madera, pesca, huerta, mi blog www.martinezsoler.com, otro blog con paisanos www.poralmeria.com, notas sobre memorias de Almería, viajes, tertulias, nuevos proyectos… Como ves, no paro”, ríe.

Corazón ‘partío’ De la sesión de tapas, el periodista se marcha a una reunión sobre el parque. Dejará la presidencia en verano, “porque fui nombrado para cuatro años y se acaban” y dice que se marcha “con el corazón partío”: “Contento por lo que hemos hecho en conservación y limpieza”; y destaca sobre todo “el Plan de Movilidad Sostenible, un auténtico Plan de Salvamento del Parque, que aprobamos en la última Junta Rectora”.

Pero en el otro lado de la balanza, “tristeza por haber fracasado en el segundo pilar de mi programa: menos ladrillo y más cultura. A pesar de los grupos de trabajo, de multitud de reuniones e informes, el Castillo de San Pedro sigue cayéndose a trozos. Menos mal que, en el último minuto de mi mandato, hemos conseguido un acuerdo de las tres partes (Ayuntamiento de Níjar, Junta de Andalucía y propietarios privados) para negociar el salvamento del Cortijo del Fraile. Ya están trabajando en ese acuerdo y espero y deseo que se concluya en este año. Me llevaría una gran alegría”.

Por último, una pregunta sobre las elecciones europeas, en las que declaró públicamente no haber votado al PSOE: “Celebro que los dos grandes partidos PP y PSOE se hayan dado este merecido batacazo para ver si espabilan y entienden que hay otra forma posible, y más limpia, de hacer política. En efecto, no he votado a ninguno de los dos. Fui más a la izquierda. Pero no me cambié de chaqueta. Esta vez, solo la llevé a lavar. Como simpatizante, yo sigo vistiendo la chaqueta de los ideales socialistas. Y si aciertan a limpiarlo de corrupción y de malas prácticas y a ilusionar al pueblo, estaré encantado de volver a votar al PSOE. Si no lo hacen, serán irrelevantes para el futuro de España”.

jams en la Voz 1 junio 14

José A. Martínez Soler en la ultima página de La Voz de Almería del 1 de junio de 2014.