Diez sueños, una realidad

Por E. Vázquez

Hace unas semanas, una bella tarde de primavera en Almería, varios amigos tomaban unas cervezas en un bar del Paseo Marítimo, allí se hablaba de todo y de todos; progresivamente, la conversación se fue centrando en el enchufismo y en lo eficaz que podían resultar las influencias a la hora de encontrar un empleo.

La conversación estaba muy condicionada por el alto índice de paro y las dificultades  para encontrar trabajo; lo que hacía, según ellos, todavía más injustos los enchufes.

Había quien mantenía que no era para tanto, que se exageraba, que se hablaba mucho y mal; uno de los reunidos, Antonio, habló para  recordarles un refrán “el que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”, a continuación, él creó uno nuevo “el que a pariente o amigo poderoso se arrimó, buen empleo encontró”.

Después de los refranes se hizo el silencio; Antonio intervino de nuevo para contarles: que  días antes había estado reunido con otros amigos en un bar del Parque Nicolás Salmerón y que  el tema de conversación allí había sido el mismo.

En aquella reunión se habían comentado tantas cosas extrañas, quizás imaginarias, que él se fue muy nervioso y obsesionado, tanto que se pasó esa noche soñando. Sus sueños, dijo, habían sido  muy raros, casi pesadillas, iban de lo cómico a lo trágico.

Seguidamente, manifestó su interés en contar algunos de esos sueños, la respuesta fue unánime: que empezara ya, lo que hizo:

Sueño 1-los puestos de trabajo estaban ya adjudicados

El, Antonio, se encontraba sin trabajo desde hacía ya bastante tiempo, por lo que, lógicamente, lo andaba buscando;  por esos días tuvo conocimiento de  una convocatoria  para seleccionar  personal, participa en ella pero no consigue un empleo.

Hasta ahí lo ve normal, jodido pero habitual; lo excepcional, lo interesante, es que, según su sueño, los  puestos de trabajo ofertados estaban ya adjudicados antes de publicarse esa oferta de empleo.

En su sueño no distinguía si eso ocurría en el Sector Público o en el Privado, a él le resultaba indiferente.

Sueño 2-el hijo del Directivo

Antonio  tiene una entrevista con un Jefe de una Entidad, a la que había ido para hacer unas gestiones. Su sorpresa había sido de campeonato ya que lo conocía y sabía que ese joven era hijo de un antiguo Directivo de dicha Entidad.

Pero eso no era lo llamativo, sí que lo era el que ese Jefe había tardado seis años en conseguir una Diplomatura, y con  calificaciones bastante bajas.

Según su sueño, hubo un proceso selectivo para acceder a dicho puesto de trabajo; en él habían  tenido que competir  varios candidatos, entre los que estaba una joven con una Licenciatura cursada en cinco años y con notas brillantes, muy brillantes; también dominaba el inglés perfectamente y se defendía muy bien con el francés.

¡Y habían  seleccionado al hijo del antiguo Jefe!

Juan se preguntaba: ¿Por qué no se eligió a la chica estando mucho más preparada? Y él también se respondía: pues porque le faltaba un requisito necesario, ineludible, ser pariente o amigo de alguien con poder en dicha Entidad.

Sueño 3-el Asesor

Un conocido suyo, sin título académico alguno, con menos experiencia profesional todavía y pariente de un Alto Cargo, había sido nombrado Asesor para las Nuevas Tecnologías y la Reforma de los Procesos Administrativos.

Sus acompañantes le responden y le dicen que el sueño no tenía nada de excepcional. Eso podía ser normal y legal, pues se trataría de un puesto de confianza, por lo que no habría nada que objetar e incluso podría ser un buen político; y él respondía irritado: ¡Pero si no tiene preparación o cualificación alguna! ¿Un Asesor es un técnico o un político?

Sueño 4-el yerno

Un joven, pariente de su mujer y yerno de un personaje influyente en su ciudad, fue designado Asesor de “algo”;  pasado algún tiempo, no mucho, aparece como empleado fijo de esa Administración, lógicamente, del Área a la que tan brillantemente había asesorado.

Se establece un cierto diálogo y sus contertulios tratan de hacerle ver que eso no podía ser  posible: al Sector Público se accede mediante procedimientos reglados; las convocatorias se publican en los boletines oficiales; la capacidad y los méritos se valoran por tribunales independientes; así como que todos los aspirantes compiten en condiciones de igualdad.

A lo que responde: Muy bien, seguramente se hará así, además no tengo ningún pariente al que le haya ocurrido eso, yo estoy describiendo lo que he soñado, no hablo de un hecho real; exclamando: ¡Pues estaría bien!  ¡Para salir corriendo si fuese una realidad!

Sueño 5-la vecina de su madre

Una joven, vecina de su madre, estudiante normal, persona correcta y educada, sin nada especial que la distinga, se  casa con el hijo del Presidente de una Empresa (no de su propiedad); pasadas unas semanas es designada  Directora de una División de dicha empresa.

Sueño 6-una familia al servicio de una empresa

Un amigo de su suegro, Alto Directivo de una Empresa (no de su propiedad), se jubila y se publica una información con una fotografía, ésta al pie dice: “una familia al servicio de una empresa”.

En ella aparecen, junto a él, su hijo, su hija, su nuera, su sobrina y el novio de su sobrina, igualmente, se indica la función que realiza en la Empresa cada uno de ellos. Al pie cree, según su sueño, que debería haber dicho: “una empresa al servicio de una familia”.

Sueño 7-un amigo ya jubilado

Un viejo amigo suyo, ya jubilado, comenta lo enfadado que está con la actual Dirección de su Empresa. Hasta ha escrito una carta quejándose al Presidente.

Explica que su hijo acabó la carrera hace un año y todavía está parado, exclamando: ¡Con lo que yo he hecho por esa empresa! El padre no entiende que su hijo, un hijo suyo, pueda llevar un año sin trabajo.  Son trabajadores de esa Empresa: un hermano, otro hijo, una sobrina y el marido, si bien  éste ya trabajaba allí cuando conoció a dicha sobrina.

Sueño 8-el hijo flojillo

Un antiguo vecino de Antonio comenta con sus amigos la trayectoria profesional de sus hijos: Mi Pepe aprobó las oposiciones a  XXXX; mi Carmen hizo Económicas y trabaja en una importante empresa; mi Juan hizo Derecho, se asoció con otros compañeros y montaron un bufete, les va muy bien; y de mi Antonio: ¡Qué os voy contar! ¡Es tan flojillo! Finalmente  tuve que colocarle en  XXXXX, en la empresa en la que él había ocupado un puesto importante.

Sueño 9-la cama está toda mojada

Una mañana sale a tomar café y a comprar el periódico, al abrirlo ve una noticia publicada con gran relieve, se trata de la toma de posesión, como Alto Cargo, de la hija de unos conocidos suyos.

Allí aparecen muchos familiares, bastantes de ellos con vínculos, en algún momento, con esa Administración; los hay por elección, por designación, por oposición y por contratación.

En la información se comenta la relación de esa familia con determinada organización política, así como que algunos de sus parientes ocupan en ella, actualmente, cargos que antes ya desempeñaron otros familiares.

También se elogia  la vocación de servicio que caracteriza a esa familia.

En su sueño ve que la cama está toda mojada, Antonio piensa que se ha debido mear, posiblemente de risa.

10-profesor de Universidad

El, Antonio, sigue pendiente de los empleos que puedan surgir, y unos amigos le informan de la convocatoria de una plaza de profesor en una Universidad.

Trata de informarse y se hace de una fotocopia con las bases del proceso selectivo, las lee detenidamente, se queda pensativo, muy concentrado. Ahí, en ese momento, es cuando se despierta, está  sudando, tiene convulsiones y pega gritos, terribles gritos.

A continuación indicó que ya había terminado de contar los sueños que tuvo esa agitada noche; y se hizo el silencio.

¿Por qué ese silencio?

Antonio sólo  había contado unos sueños, posiblemente algo exagerados, a ratos hasta graciosos, sin embargo los gestos, las miradas y ese silencio transpiraban incomodidad.

¿Reflexionaría cada uno de los reunidos sobre su vida, sobre sus experiencias?

En el Paseo Marítimo de Almería caía la noche, la brisa soplaba suavemente  pero el ambiente era denso, muy denso.

Antonio intervino de nuevo  para afirmar: el enchufismo es  injusto y nocivo. Ya sólo se volvió a hablar  para dar por terminada la reunión y despedirse.

E. Vázquez

 

 

 

 

2 pensamientos en “Diez sueños, una realidad

  1. Desgraciadamente, en España, tus sueños se convierten en realidades, y se quedan cortos, con demasiada facilidad. El mismo día que leo tu reflexión sobre el enchufismo y el nepotismo, unas plagas de injusticia que envenenan la iguadad de oportunidades, veo en El Pais la lista de un centenar de empleados del Tribunal de Cuentas (el alguacil alguacilado) que chupan del bote público en razón a su parentesco con gente principal y no a sus méritos.
    http://politica.elpais.com/politica/2014/06/23/actualidad/1403548994_107851.html?rel=rosEP
    Te has quedado corto, querido Enrique. Tus sueños son pesadillas incrustadas, como garrapatas, en la sociedad española. Y hay pocas personas que duden a la hora de sacar provecho de la influencia de un pariente. El refranero es muy rico: «Quien no tiene padrinos no se bautiza».

    • Hola Enrique : Me encanta el blog y creo que, siempre, son muy oportunas iniciativas de este tipo pero, en estos momentos, con «lla que está cayendo» se convierten en imprescindibles, sobretodo cuando los blogueros tienen la capacidad y la independencia de juicio que tenéis vosotros. UN FUERTE ABRAZO

      ( Me he permitido modificar un sueño de Antonio para comentar otro
      real comio la vida misma y muy común en Málaga)

      ALGO QUE ANTONIO NO CONTO, PERO QUE TAMBIEN SOÑÓ:

      También Antonio contó que un conocido suyo, sin título académico alguno, sin ninguna experiencia profesional y perteneciente al mismo partido que el Alto Cargo de la Administración necesitado de un Asesor; fue contratado para realizar labores de asesoramiento.
      Sus acompañantes le responden y le dicen que el sueño no tenía nada de excepcional. Eso podía ser normal y legal, pues se trataría de un puesto de confianza, por lo que no habría nada que objetar e incluso podría ser un buen político.
      Y él respondía sonriendo: ¿Sabéis donde está lo excepcional de este caso? Os cuento. El joven sin preparación, una vez contratado, se matriculó en un Master de Gestión Pública, valorado en 24.000 €, en horario de trabajo y nunca pudo asesorar al Alto Cargo porque no tenía tiempo ya que estaba estudiando y preparándose para cuando dejara de ser su Asesor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>